[Mateo] “-¿Es que pueden guardar luto los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán.”

El ayuno es un signo de duelo que en la antigüedad se usaba como expresión religiosa de pena y arrepentimiento para obtener la indulgencia divina.Así lo identifica el Señor ante la acusación de los fariseos contra los discípulos de Jesús por la falta de ayuno de éstos y muestra la incompatibilidad de la estrecha relación de amor con Él con el duelo del ayuno.

Para los discípulos de Cristo el ayuno ha de ser más un signo de señorío y libertad, de alegría por pertenecer a Jesús, que un signo penitencial pues el perdón de Dios es gratuito por Cristo y no hacemos duelo pues le tenemos con nosotros por la gracia de la Eucaristía y ni el pecado nos lo puede arrebatar si acudimos a la gracia de la confesión. Todo es gracia. No hay razón para el duelo, sin embargo parece que el Señor nos habla de algunos, muchos, que viven en duelo permanente porque les han arrebatado los signos de la Presencia del Señor en su vida. Los que “tienen por estado civil la pobreza”, los indefensos que padecen violencia y abusos, los enfermos y ancianos abandonados en una cama, etc. A todos ellos hemos de dirigir nuestra alegría y libertad para que no tengamos que darnos por aludidos cuando leamos la primera lectura:

[Isaías] “Muestran deseo de conocer mi camino, como un pueblo que practicara la justicia. Mirad: el día de ayuno buscáis vuestro interés; ayunáis entre riñas y disputas. ¿Es ése el ayuno que el Señor desea?, ¿a eso lo llamáis ayuno, día agradable al Señor? El ayuno que yo quiero es éste: Abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, romper todos los cepos; partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. “