Quienes Somos

Ante todo, somos fraternidad. Respondemos a la llamada personal a seguir a Cristo en las huellas de, y con el carisma de San Francisco de Asís. La OFS no es Cofradía ni Asociación. Es verdadera y propia Orden consagrada mediante la Regla dictada por San Francisco de Asís y aprobada por la Santa Sede. Es la tercera rama de la Orden Franciscana.

Somos mujeres y hombres laicos de diversos orígenes, antecedentes y experiencias que hemos decidido seguir a Jesucristo Pobre y Crucificado a la manera de San Francisco de Asís, consagrando de esta manera nuestras vidas al servicio de Dios y de los hombres, siendo testigos en el mundo, en nuestro entorno parroquial, en la vida laboral y en nuestras familias.

La diferencia entre un laico y un franciscano seglar supone esa consagración especial unida a una Regla y unas Constituciones que fijan el modo de vida de quien entra a formar parte de la Orden Franciscana Seglar.

Nos reunimos en pequeños grupos llamados fraternidades, pues la vocación del franciscano seglar es vivir el Evangelio en comunión fraterna. Esta vocación es para cada uno la respuesta humana a la “seducción divina”. La expresión de tal respuesta se hace eco en una vida de oración, de formación permanente y de servicio a los necesitados.

Qué Hacemos

Nuestra forma de vida no es otra que vivir el Evangelio al estilo de San Francisco de Asís según la Regla de nuestra Orden. Intentamos vivir el carisma franciscano. Como personas no podemos negar que se nos antoja ser los mejores en todo y que los que nos rodean sean como nuestro particular club de fans. Pero no. Observar el Evangelio, es la primera prerrogativa del alma franciscana, y es por tanto optar por el camino estrecho. Vivir el carisma de Francisco es, entre otras cosas, tomarse la fe en serio, muy en serio, aunque esto conlleve la burla, la crítica y las persecuciones… pero no desde el pesimismo y la tristeza, sino desde la alegría, la esperanza y la paz. Acogemos a todos los hombres como hermanos y como don e imágen de Cristo, siendo promotores de iniciativas que contribuyan al desarrollo de la justicia y la paz.

Vivir el carisma Franciscano es una propuesta universal, abierta a todo tipo de personas y, como el cristianismo, no es cuestión de gente selecta, perfecta o sobrehumana, sino para todo aquel que lo intenta y que quiere hacer la diferencia en este mundo que parece conformarse con replegarse en sí mismo y seguir su inercia hacia el sin sentido y la nada.

Nuestra fraternidad se reúne dos veces al mes para tratar temas de carácter didáctico sobre el franciscanismo,  la espiritualidad franciscana, conceptos fundamentales de nuestra fé y para orar juntos, todo en un ambiente de familia donde el diálogo prima.

La Creación, nuestra Tierra, y toda criatura que la habita es reflejo deslumbrante del Dios que nos ha creado. San Francisco es quizás mejor conocido como el Santo que hablaba con los pájaros, el que amaba a todo bicho viviente. Como franciscanos de la Tercera Orden nos comprometemos con el cuidado de nuestra Tierra desarrollando proyectos de carácter ecológico y Cristo-céntricos apoyando las directrices de la Comisión de Justicia y Paz e Integración de la Creación, organismo internacional Franciscano.

Visitamos a los enfermos y a los abandonados. Aportamos económicamente a las víctimas de guerras y participamos en proyectos locales e internacionales de auxilio a los necesitados.

Nuestra Fraternidad

Nuestra fraternidad remonta al año 1650. Es una de las mas antiguas en España.

Somos 14 mujeres y hombres con distintas experiencias y antecedentes tanto en el ámbito religioso como el profesional y personal.

Nos une la pasión por vivir el Evangelio al estilo de San Francisco – pasando del Evangelio a la vida, y de la vida al Evangelio. Y lo intentamos llevar a cabo en nuestra vida diaria sustentados por nuestra vida en fraternidad, que es nada mas y nada menos que una familia de hermanos unidos en Cristo viviendo la carisma de San Francisco.

La vida en fraternidad es fundamental para nosotros. “El Señor me dió hermanos” escribió Francisco en su Testamento. Por lo tanto cada hermano es un regalo de Dios para la fraternidad.

Nuestra sede se ubica en el Monasterio Franciscano de San Juan de los Reyes – un marco de extraordinaria belleza que fue en su día centro de estudios franciscanos para la primera Orden de Frailes Menores.

Tenemos el privilegio de estar atendidos por el Padre Pedro Ruano Santamaría OFM, nuestro Asistente Espiritual. Nuestro Asistente Nacional es el Padre Carlos Bermejo OFM.

Qué es la Orden Franciscana Seglar

Llamados a construir un mundo más fraterno, tratamos de irradiar a los demás el gozo y la esperanza:

San Francisco “Instituyó tres órdenes: a la primera ha llamado de los Hermanos Menores, la segunda de las Damas Pobres, la tercera (Orden Franciscana Seglar) llamada Orden de Penitencia, constituida por personas de uno y otro sexo”

En el seno de la Familia Franciscana, tiene un puesto peculiar la Orden Franciscana Seglar (O.F.S.), la cual como expresa su Regla (Art. 2) y las Constituciones Generales (Art. 1,3), es una “orgánica unión de todas las fraternidades católicas esparcidas en el mundo y abiertas a todos los seglares en las cuales los hermanos y hermanas, impulsados por el Espíritu a alcanzar la perfección del amor en su propio estado secular, se comprometen mediante la Profesión a vivir el Evangelio a la manera de San Francisco según la Regla aprobada por la Iglesia”.

Los franciscanos seglares intentan hacer presente el carisma de Francisco de Asís en la vida y en la misión de la Iglesia, de modos y formas diversa, pero en comunión vital recíproca.

Tratan de observar el Evangelio al modo de San Francisco, pasando “del Evangelio a la vida y de la vida al Evangelio”:

  • Buscando la persona viva y operante de Cristo en los hermanos, en la sagrada Escritura, en la Iglesia y en la eucaristía
  • Haciéndose testigos e instrumentos de la misión de la Iglesia entre los hombres, anunciando a Cristo con la vida y la palabra
  • Conformando su modo de pensar y de obrar al de Cristo mediante un cambio interior radical que el mismo evangelio llama ” conversión”
  • Haciendo de la oración y la contemplación el alma del propio ser y del propio obrar, imitando la disponibilidad incondicional de la Virgen María
  • Cumpliendo fielmente los compromisos propios de la vocación, buscando el justo desapego y purificando el corazón de toda tendencia y codicia de posesión y de dominio
  • Adquiriendo la pureza de corazón para entregarse a Dios y a los hermanos
  • Acogiendo a todos los hombres como hermanos y como don e imágen de Cristo
  • Siendo promotores de iniciativas que contribuyan al desarrollo de la justicia y la paz
  • Considerando el trabajo como don y participación en la creación, redención y servicio a la comunidad humana
  • Viviendo el espíritu franciscano de paz, fidelidad y respeto a la vida
  • Esforzándose por hacer de ello un signo ya renovado en Cristo
  • Respetando a las otras criaturas animadas e inanimadas, que “llevan el significado del altísimo”
  • Siendo portadores de paz y mensajeros de la perfecta alegría en toda circunstancia, mientras que injertados en la Resurrección de Cristo caminamos a la casa del Padre (Regl. Cap.II )

Estructura de la Orden Franciscana Seglar

La O.F.S. se estructura en cuatro niveles: local, regional, nacional e internacional.

Las fraternidades en todos los niveles son animadas y guiadas por un Consejo y un Ministro (o Presidente). Este Consejo debidamente elegido en los distintos niveles, según establecen las Constituciones Generales de la O.F.S., está formado por los siguientes oficios: Ministro, Vice-Ministro, Secretario, Ecónomo, y Responsable de la Formación. Forma parte del Consejo por derecho, el Asistente Espiritual de la Fraternidad

Presencia y Campos Apostólicos

La Orden Franciscana Seglar como parte integrante de la Familia Franciscana forma parte de la Comisión Interfranciscana tanto a nivel Nacional como Internacional.

Como miembros vivos y activos de la Iglesia está representada en el Foro de Laicos.

El carácter secular y la misión específica propios del carisma seglar franciscano lleva implícito el ámbito de su apostolado: el servicio en la iglesia y en su misión, haciendo presente a Cristo en los diversos ambientes de la sociedad.

Llamados a construir un mundo más fraterno, estamos presentes con el testimonio de nuestras vidas y con iniciativas, tanto individuales como comunitarias, en la promoción de la justicia, a favor de los más pobres y desvalidos; inmersos en el mundo, los franciscanos seglares colaboramos en actividades que contribuyen a la erradicación de toda marginación, en el reconocimiento de los derechos humanos, la libertad la justicia y la paz, propiciando la salvaguarda de la creación; portadores de paz y mensajeros de la perfecta alegría tratamos de irradiar a los demás el gozo y la esperanza. (Regl. 14,15,18 y 19).

Si te interesa tan solo conocernos, o informarte sobre el franciscanismo, o formar parte de nuestra fraternidad, ponte en contacto con nosotros