San Francisco de Asís inició su obra evangeliadora con un pequeño grupo de hermanos que dejan a un lado todas sus riquezas y bienes y se embarcan en orar, proclamar y vivir el evangelio de Dios con una sonrisa y haciendo de sus normas, un estilo de vida. Y ese es precisamente el carácter y espíritu que pretende tomar nuestra catequesis: acercar a los niños y a los jóvenes de nuestra parroquia a Jesús y a su inclusión en la comunidad cristiana en un ambiente de fiesta, de celebración, de alegría, de cercanía que va mucho más allá de la mera catequesis doctrinal.

Por eso, a lo largo de todo el curso, además de las celebraciones y sesiones catequéticas, se organizan festivales, obras de teatro, convivencias, excursiones, jornadas deportivas, campamentos… con las que empezar introducirse en la comunidad cristiana y celebrar la Buena Noticia de Jesús.

La catequesis de San Juan de los Reyes está concebida, además, no como una mera preparación a los sacramentos de la Eucaristía y la Confirmación, sino como un camino amplio para poder acompañar al niño/joven en su proceso de maduración. Por eso, la catequesis está organizada en distintas secciones que van desde los 7-8 años hasta la edad adulta de manera ininterrumpida, incluso después de la confirmación, pues el crecimiento espiritual es necesario que esté reforzado de manera comunitaria en cada etapa de nuestra vida para así fortalecer la fe.

El estilo que San Francisco, fue lo que cautivó al párroco y un grupo de catequistas comprometido, constantemente renovado y cohesionado, quienes siguen el ejemplo del fundador motivados por la conquista de los jóvenes para Jesucristo. Todos ellos, y Jesús de locomotora, son los pilares de esta catequesis que cuentan con años de experiencia en la evangelización de niños y jóvenes.

El primer domingo de octubre damos comienzo la catequesis, con la entrada por la puerta de la Huerta a las 11:30 de la mañana, donde se da la bienvenida al nuevo curso y se tiene una catequesis comunitaria para relacionarnos todos. Es allí donde se forman los grupos por edades con sus respectivos catequistas conociendo después su aula.

Después, a las 13:00h damos comienzo la Eucaristía en el templo, donde se invita a los padres a unirse a sus hijos o a la comunidad para celebrar así el inicio del nuevo curso.

A lo largo del curso, la catequesis mantendrá su horario entrando los niños por la puerta de la huerta o por la puerta del despacho parroquial, según la cercanía de sus aulas. Culminando siempre con la eucaristía a las 13:00h en el templo.

La catequesis está dividida en 6 grupos, con uno o dos catequistas por grupo, bajo la dirección del párroco y del coordinador general.

GRUPOS

  • COMUNIÓN 1: Que acoge a los más pequeñitos de la catequesis, los niños y niñas de 7-8 años recibiendo así el primer año de la Primera Eucaristía.
  • COMUNIÓN 2: Niños y niñas de entre 9-10 años que han hecho el primer año completo, y a lo largo de este segundo, se preparan para recibir los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía.
  • FRANCESCO 1(POS-COMUNIÓN): Todos aquellos niños y niñas que ya han recibido la Primera Eucaristía, desde los 10 a los 12 años.
  • FRANCESO 2 o 3 (PRE-CONFIRMACIÓN): Niños y niñas de 12-14 años, distribuidos en grupos por edad y experiencias vividas.
  • FRANCESCO 4 (CONFIRMACIÓN): Todos aquellos jóvenes que se preparan para recibir el sacramento de la Confirmación, durante al menos dos cursos, empezando el primer curso como mínimo con 12 años.
  • SAN DAMIAN 1 o 2 (POS-CONFIRMACIÓN): Grupo de jóvenes de14-16 años con ganas de seguir guiados en su camino de fe junto a más compañeros que viven la fe de una manera muy parecida o igual a ellos.
  • PORCÍNCULA (UNIVERSIDAD-VIDA PROFESIONAL): Grupo de jóvenes de 18-23 años con inquietud de seguir formándose y madurando en comunidad su vida espiritual.
  • RIETI (VIDA JOVEN ADULTA. COMUNIDADES): Grupo de Jóvenes de 23-35 años con ganas de continuar su maduración espiritual y que quieren discernir su futuro personal, y vocacional.
  • ADULTOS: Grupo de adultos o matrimonios con ganas de seguir formándose y fortaleciendo su fe.