Los templos están cerrados pero la institución de la Iglesia se multiplica para llegar a todos. Colabora a mantener la Iglesia en marcha con tu oración y tu colaboración económica, SI PUEDES, DONA.