La Ermita de Nuestra Señora de la Cabeza permanecerá cerrada al culto y a la visita mientras los accesos no presenten unas condiciones que no pongan en riesgo la seguridad de las personas.